• +34 617 318 107

  • info@nonverbal.es

Búsqueda avanzada

Miércoles, 29 Noviembre 2017 23:25

LA PERICIA CALIGRÁFICA Y EL SECUESTRO WEINBERGER

Escrito por

Morris y Betty Weinberger no se podían imaginar, aquel 4 de julio de 1956, que una terrible desgracia se cernía sobre ellos.  Peter, el benjamín de la familia, de apenas 33 días de edad, desaparecía del carricoche en el que la madre le había dejado dormido, en el porche de su casa, en el tranquilo barrio de Wheatley, Westbury, del estado de New York. Una nota manuscrita en tinta verde sobre una hoja arrancada de cuaderno decía: “Atención, siento hacer esto, pero tengo problemas, me urge dinero y no lo puedo conseguir de ninguna otra manera. No le diga nada a nadie ni vaya a la policía porque le estoy observando de cerca… Estoy muy asustado y mataré al niño ante el primer paso en falso…..”

Ignacio Pérez, Javier Torregrosa, Leticia Perinat, Javier de los Reyes

La autofalsificación es el acto, voluntario y consciente por el cual el autor, falsifica o desfigura su propia grafía o firma, con la intención de no reconocerla como propia, eludir la responsabilidad derivada del acto

firmado o escrito, con el propósito de no adherirse al contenido del documento. (Viñals Carrera & Puente Balsells, 2006).

Pérez, I. (2013): Hipótesis de la disociación evolutiva en la expresión/interpretación de las emociones. Master en CNV- Universidad Camilo José Cela

Antecedentes

Aristóteles, en su “Historia de los animales” hacía reflexiones sobre el comportamiento animal. Más de dos mil años después, Charles Darwin explicaba la importancia de las emociones, tanto en los animales como en el hombre como instrumento de adaptación y supervivencia de las especies (Darwin, 1872). Expone cómo los animales expresan emociones de placer, dolor, felicidad y tristeza y deja patente de que es en el contexto del juego, donde los animales jóvenes manifiestan una alegría extrema, al igual que los niños de ser humano. Darwin planteó que las expresiones faciales humanas mostraban estados emocionales idénticos en todos los seres humanos, relacionando la emoción con la expresión y estas con determinadas conductas, como un proceso continuo resultante de la evolución, y por lo tanto, comparable entre diversas especies. (Darwin, C. 1872. La expresión de las emociones en los animales y en el hombre). Algunos de sus principios se basaban en que las expresiones de la emoción evolucionan a partir de conductas, de manera que si son beneficiosas aumentarán, disminuyendo si no lo son y que los mensajes opuestos a menudo se indican por movimientos y posturas opuestas (principio de antítesis).

Darwin, en su obra “La expresión de las emociones en el hombre y en los animales” (1872), muestra la importancia que en la supervivencia de las especies cobra las emociones, sugiriendo que el comportamiento expresivo relacionado con una emoción se basa en restos o elementos parciales de una respuesta compleja relacionada con la causa de la emoción y con un origen primitivo ( por ejemplo, la expresión de asco como reflejo incompleto del acto de vomitar). Las emociones se presentan como un instrumento que interviene en nuestro cerebro formando parte de la respuesta de este ante situaciones que exigen una rápida actuación frente a situaciones de nuestro entorno. Los complejos procesos cerebrales de respuesta ante estímulo externos que exigen una actuación encaminada a la supervivencia, defensa, ataque o incluso afiliación o sustento del grupo.

Quienes me conocen, siguen o sufren, saben de mi limitado interés por cuestiones relacionadas con áreas próximas a la criminología  o al análisis de conducta criminal, a las que considero tremendamente meritorias, fundamentales incluso, pero a las que he llegado de casualidad y ya bastante mayor. Mis vínculos con estas disciplinas, se producen tanto por ser quienes concentran y atesoran el mayor conocimiento de determinados estratos del comportamiento humano, como por mi propia trayectoria académica que me ha llevado, en afortunadas ocasiones, a pasar de alumno a amigo. La perfilación de personalidad y el análisis de conducta, en mi caso, la dirijo hacia las relaciones sociales, en especial en el entorno de la empresa, lo cual no implica, que me deba nutrir de los constantes e interesantes avances que la investigación de conducta criminal hace constantemente. Por esto, siento la necesidad de compartir con vosotros mi visión de este libro, pues he llegado a ella sin el sesgo de criminalista y tras leerla, percibo en ella la colaboración y maestría de dos grandes del análisis de conducta: Juan Enrique Soto y David Garriga.

Viernes, 16 Septiembre 2016 18:43

Introducción al Comportamiento No Verbal

Escrito por

En este primer video tutorial, se presenta de forma sencilla, directa e informal, una aproximación al Comportamiento No Verbal, en lo sucesivo CNV. El objetivo de este primer  vídeo no es por tanto definir y dar un contenido técnico sino más bien generar expectativas positivas y mostrar el punto de partida, que no es otro que el que todos estamos preparados para una buena comunicación no verbal, pero es necesario dotar de rigor si queremos profundizar en la disciplina.

En esta ocasión nos acercamos inicialmente al término, que no al concepto, puesto que aún no se entra en profundidad a describirlo y solo se muestra cómo todos estamos preparados genéticamente para recibir y emitir información emocional, más allá del lenguaje verbal.

Conocer al hombre en cualquiera de sus diversos aspectos. Ese es uno de los objetivos que ha movido al mundo de las artes y las ciencias. Y entre semejante aseveración se encuentra el conocimiento de su yo más íntimo, su esencia en cuanto a guía y mapa conductual: la personalidad. El conocimiento de la personalidad permite anticipar conductas, prevenir comportamientos e incluso determinar objetivos y logras de personas o explicar motivaciones ante determinados actos con el fin de evitarlos o promoverlos. El conocimiento más profundo de la esencia del ser humano.

Viernes, 15 Julio 2016 02:36

El estrés según Kelly McGonigal

Escrito por

Recomendable visualizar el video TED de Kelly McGonigal

El Estrés y salud

El término estrés fue definido por primera vez desde la perspectiva de la medicina por Hans Seyle en 1950 como la respuesta biológica inespecífica, estereotipada mediante cambios en el sistema nervioso, endocrino e inmunológico lo que denominó como síndrome general de adaptación (citado por De Cordova). 

En la actualidad, el estrés está considerado como el factor causal de algunas enfermedades y el desencadenante de otras. Pero también es considerado fundamental como instrumento movilizador de recursos intrínsecos imprescindibles para la supervivencia y/o necesarios para la ejecución de determinadas tareas. Numerosos son los conceptos que en la actualidad se manejan pero no podemos obviar el planteamiento de no pocos autores que lo vinculan con la sintomatología de la ansiedad al definirlo como respuesta vivencial, fisiológica, conductual, cognitiva y asertiva.

Posiblemente sea necesario aclarar los términos que manejamos en el lenguaje coloquial al respecto ya que hemos aprendido a “no diferenciar” los términos, asociando el de estrés a cualquier estado en el que predomina la ansiedad y el nerviosismo. NO es pretensión modificar el hámbito en el lenguaje coloquial pero si evitar malos entendidos en el profesional.

 

Miércoles, 13 Julio 2016 12:38

Prosopagnosia. Emociones sin rostro

Escrito por

Reconocer emociones faciales pero no saber a quién corresponden forma parte de un extraño trastorno que se estima puede afectar a un 2,5% de la población. O dicho de otro modo, no son pocas las personas afectadas que ven los rostros, identifican emociones pero no reconocen a quién corresponde ese rostro, aun siendo familiares, amigos, personajes públicos incluso el suyo propio.

La prosopagnosia, así denominado este trastorno, procede del griego prosop, (rostro) y gnosis (conocimiento) y se podría considerar “la interrupción selectiva de la percepción de rostros, tanto del propio rostro como el de los demás, los que pueden ser vistos pero no reconocidos como los que son propios de determinadas personas” (Bodamer,  1947 en Lee, Duchaine, Wilson, &Nakayama, 2009).

Please publish modules in offcanvas position.